11 cosas que hacer en Bangkok

Bangkok, la capital de Tailandia, es la puerta de entrada al sudeste asiático.

En la guía de Lonely Planet la definen como Megaciudad Megadivertida, y la verdad es que no se me ocurre una mejor manera de definirla.

Hay tantas cosas por hacer en Bangkok que seguramente un Top 11 se queda corto. Si has estado alguna vez sabrás porque lo digo.

Si no has estado, aquí puedes ver las 11 cosas que considero imprescindibles para hacer en Bangkok para cuando vayas:

 1. Respirar el aire mochilero de Khao San Road

Khao San Road

Khao San Road es posiblemente el gueto de mochileros más grande del mundo, superando incluso el Paharganj de Nueva Delhi.

Es la mejor zona para conseguir un hostel barato para alojarse. La actividad no se detiene durante las 24 horas del día en los 365 días del año.

Puedes encontrar bares, restaurantes, comida callejera, puestos de ropa, souvenirs y todo tipo de vendedores ambulantes.

Está situada bastante cerca de los principales templos de la ciudad.

 2. Visitar sus diferentes templos

Bangkok

Si te gusta visitar templos, en Bangkok podrás hacerlo hasta cansarte. ¿Te gustan tanto que no te cansarías nunca? Ves una temporada a Tailandia y me lo dices…

Lo que sí que me gustaría es destacar los 3 templos más emblemáticos de la ciudad y que considero imprescindible su visita: el Palacio Real, el Wat Pho y el Wat Arun.

Si os interesa el tema y queréis información sobre éstos y más templos os recomiendo que leáis este post sobre los templos más bonitos de Bangkok.

 3. Navegar por el Chao Phraya

Chao Praya

No se puede captar toda la esencia de Bangkok sin haber navegado por los diferentes canales del río Chao Phraya.

Es ideal ir de muelle en muelle para visitar los diferentes templos, mercados flotantes, llegar hasta China Town y aventurarse a conocer las zonas menos turísticas de la gran ciudad.

Huye de los caros tours que te ofrecen para recorrer el río. Hay barcos públicos que navegan por todo el río por unos pocos baths. Es fácil preguntar y orientarse si quieres ir a algún sitio en particular.

También puedes coger uno al azar sin saber cuál será su destino y dejarte llevar por la magia del río.

4. Regatear en sus mercados

Mercado Bangkok

No soy mucho de comprar ni de ir a mercados cuando viajo, pero en Bangkok vale la pena ir a visitar algunos, vayas a comprar o no.

De hecho, no podrás escapar de ellos, cada calle de Bangkok es un mercado dónde venden alguna cosa, ya sea comida, ropa, artesanía o cualquier tipo de souvenir que te puedas imaginar.

Si compras algo, no te olvides de regatear.

Considero imprescindible visitar el Mercado de Chatuchak, uno de los mercados callejeros más grandes del mundo, y al menos ir a un mercado flotante, por ejemplo el Saut Songkhram.

Si quieres ver los centros comerciales de la parte más occidental de la ciudad también te recomiendo a ir a:

Central World:  Es el centro comercial más grande del sudeste asiático y el tercero del mundo.

Terminal 21: Muy original, cada planta representa a una ciudad del mundo y con varios puestos de comida buenos y muy baratos.

MBK: Es un centro comercial muy grande dónde puedes encontrar de todo, pero destaca por su especialización en artículos electrónicos.

 5. Degustar la gastronomía tailandesa

Si hay algún placer parecido al de viajar es el de comer. Uno de los mejores países para combinar estas dos cosas es sin duda Tailandia.

Su comida es fascinante a la vez que sana. Además tiene un plus para los amantes de la comida picante como yo.

Si me dijeran que tengo ahora un rato para ir a Bangkok lo primero que haría sería ir a comer un Pad Thai.

Os pongo un vídeo para que podáis ver como lo preparan en la calle ¡¡¡Qué bueno!!!

Huir de los restaurantes y atreveros con la comida callejera.

Los productos son mucho más frescos porque tienen mucha rotación, ya que comer en la calle es lo más habitual en Bangkok, tanto para viajeros como para autóctonos del país.

6. Disfrutar de sus vistas panorámicas

Bangkok

Cuando estás callejeando por Bangkok te das cuenta de lo inmensa, densa, loca, caótica que es la ciudad.

Para darse cuenta de su gran magnitud lo ideal es poder divisar una vista panorámica de ella.

Hay varios bares en las azoteas de diferentes hoteles que ofrecen esa posibilidad. Aunque son algo caros, vale mucho la pena ir.

Yo fui al Sirocco (SkyBar) que tiene 64 pisos. El Sirocco es quizás el más famoso de todos gracias a su aparición en películas como Hangover 2 (Resacón en Tailandia).

 7. Sentirte en otro país en China Town

Bangkok

En muchas ciudades cosmopolitas del mundo existe el barrio chino.

En el barrio chino de Bangkok (China Town) se encuentra una de las mayores comunidades chinas fuera de su país.

Si vas por la noche parecerá que hayas salido de Tailandia y te hayas teletransportado a la mismísima China.

Sus letreros, puestos callejeros, gastronomía son diferentes al resto de los de la capital tailandesa.

¡Imprescindible cenar al menos un día en China Town!

 8. Comer insectos

Insectos para comer

En Bangkok podrás probar diferentes tipos de insectos: gusanos, saltamontes, escorpiones… Hay varios puestos callejeros dónde puedes encontrarlos.

Ideales para un tentempié y picar entre horas. ¡Atrévete a probarlos!

9. Salir de fiesta

Aunque la fiesta más popular de Tailandia (Fullmoon party) se celebra en las playas del sur, Bangkok no tiene nada que envidiarle en ese aspecto.

Es una auténtica locura, la ciudad nunca duerme, sobretodo en la zona mochilera de Khao San Road.

Es muy recomendable también salir de fiesta por discotecas más locales, no sólo por Khao San. Route 66 y Sugar son dos de mis favoritas.

 10. Meditar

Bangkok

Después de tanta fiesta siempre viene bien relajarse.

Hay varios centros en Bangkok dónde puedes aprender a meditar y hablar con los monjes budistas.

También puedes entrar en cualquier templo por ti mismo y abstraerte un rato en tu mundo interior para filosofar sobre la vida contigo mismo.

11. No dejar de sorprenderse

Bangkok debería estar en el diccionario cómo sinónimo de caos. El caos no tiene porque ser percibido como negativo.

El caos es desorden y con el desorden surgen sorpresas y situaciones inesperadas.

Aunque a las personas nos guste tenerlo todo bajo control, son las situaciones inesperadas las que nos hacen aprender y son las sorpresas lo que más recordamos a lo largo de nuestra vida.

Prepárate para vivir experiencias bizarras en esta gran ciudad. ¡¡¡Déjate llevar por Bangkok!!!